Nuestros fans han sido grandiosos durante más de 30 años, es siempre un placer encontrarlos a todos a través de los EE. UU y también en el mundo entero.

Recuerdo que cuando se estrenó la serie en 1966, al día siguiente mi agente, Lew Sherrell, recibió varias ofertas para que yo apareciera como Batman, completo con capa, capucha y todo el equipo. Ya que yo estaba siempre estaba de "Batman" durante 14 horas por día en los estudios, me pareció un cambio agradable, realmente quería encontrarme personalmente con los fans y agradecerles, esto sonaba divertido.

 

Recuerdo yendo a la otra Ciudad Gótica, Nueva York, aparecí en el Shea Stadium, con una muchedumbre tremenda; parecía que toda la vecindad de Nueva York/Tri-State estaba allí, llegué volando al estadio en un helicóptero de Policía de Nueva York, para encontrarme con una muchedumbre de ¡Batifanáticos!.

Debo decir que este fue un día que nunca olvidaré, hasta hoy todavía tengo fans quiénes dicen que la primera vez que ellos me vieron fué cuando tenían seis años y asistieron a aquella presentación personal.

 

Cuando la "Batimanía" tomó por asalto al país, las llamadas para las presentaciones personales fluyeron increiblemente, me invitaron también a aparecer en el famoso Cow Palace de San Francisco, donde por una noche este se llamó "Bat Palace" y una vez más fui saludado por todos los medios y miles de Batifanáticos.

 

Estar solo en el centro de un estadio rodeado por miles de fanáticos tan entusiasmados como yo al principio era extraño, estaba cómodo en el mundo de cámaras, las luces y la seguridad del estudio, pero ahora estaba de pie ahí yo sólo, el luchador contra el crimen dirigiéndose a los buenos ciudadanos de  Ciudad Gótica.

 

Dejé que el auditorio realmente se encontrara con Batman, pero también decidí hacer una cosa que sería completamente única en aquellas presentaciones personales que resultó ser realmente eficaz, después de mi rutina de apertura me quitaba la capucha sobre el escenario delante de cada uno. ¡A los fanáticos les gustó esto! Esta era una visión emocionante ya que en la serie nunca se veía a Bruce Wayne ponerse o quitarse la famosa Baticapucha, entonces esto era un verdadero regalo solamente para los fanáticos que venían para verme en persona.

 

Era un gran honor aparecer tanto en la portada de la TV Guía nacional como en la de la revista Life en 1966, ambas hoy son piezas de colección, no recuerdo el nombre del fotógrafo de Life, pero si recuerdo que ese fué un día muy tedioso, me fotografiaron en la Baticueva, dónde me tuvieron saltando desde la Pila Atómica al menos unas 8 veces, en uno de mis saltos me torcí el tobillo, sin embargo la foto debía ser tomada.

Quise que ello funcionara porque el me había motivado diciéndome que Batman era una clase de héroe moderno y él sugirió que hagamos una toma al estilo Douglas Fairbanks, con lo cual yo estuve totalmente de acuerdo.

 

La única nota ácida a aquella portada fue la primera vez que vi el ejemplar final, Bill Dozier me llamó a su oficina y dejo caer el ejemplar sobre la mesa mirándome fijamente, yo estaba radiante ahí dentro, muy orgulloso de haber infundido bastante personalidad y atributos al personaje en un tiempo tan muy corto y que las revistas de noticias principales del mundo (los lectores más jóvenes tal vez no son conscientes, pero en aquel tiempo los medios destacados eran la revistas como por ejemplo "Life and Look") le dedicaran la portada a nuestro programa.

Yo suponía y esperaba, un apretón de manos y un "¡¡¡Gran trabajo, Adam!!!" como voto de confianza, pero él me miró y dijo: "Solamente recuerda, que hubo 13 Tarzanes", ¡¡¡Ouch!!! Nada como unas palabras de aliento para estimular tu confianza.

Durante aquellos años fui ampliando mi curriculum sea como invitado estrella o como anfitrión en varios espectáculos populares como "Merv Griffin Show" o "The Hollywood Palace", también grabé una canción llamada "Miranda", que entró en el Top 20 de Inglaterra y también se volvió un hit en los Estados Unidos.

 

Traducción: Daniel David Bajac

Adaptación: Walter Armada