Las Bati-Trepadas eran una rutina semanal, con un set permanente en el estudio de sonido. La pared "del edificio" (que fue revestido para diferentes guiones), era "una gran caja de madera" construida sobre soportes. Esto tenía un leve grado de inclinación, como 6 grados más o menos, para facilitarnos a Burt y a mí la resistencia suficiente por lo cual en realidad  teníamos que "empujarnos" hacia arriba junto a la Batisoga, aunque el edificio estuviera en realidad más cerca a un plano horizontal.

 

Los pisos detrás de nosotros fueron pintados como otros edificios, o un cielo, o una ciudad, dependiendo de lo que el guión pedía a fin de hacerlo parecer que estábamos escalando directamente y que la gravedad tiraba a nuestras capas detrás de nosotros. Para este "efecto" se ataba un hilo o filamento sobre las esquinas de las capas y los cámaras tiraban sobre los cordones para sostenerlas directamente hacia fuera y paralela a la rampa "del edificio". Ellos montaban la cámara sobre su riel y nos filmaban, así cuando mirábamos la película correctamente  "el edificio" parecía estar vertical y que "trepabamos" por la cuerda.

 

Pero la primera vez que lo intentamos, los filamentos que sostenían las capas eran visibles, debido a las reflejos de la iluminación, y el DP (Director de fotografía) dijo, "No sirve, podemos ver el filamento, podemos ver las líneas", entonces yo levanté mi voz y dije, "Mira, por qué no lo hacemos de todos modos, el público lentamente se dará cuenta de lo que hacemos y pienso que esto le añadirá desfachatez".

Todo esto funcionó maravillosamente, y aún cuando hoy ves los programas, las Batitrepadas son pequeñas gemas, momentos mágicos que tienen más que ver con el personaje que con la creación de una secuencia de "efectos especiales" al subir por una pared.

 

Raaramente sabía qué celebridad iba a salir fuera de la ventana, tuvimos a Jerry Lewis, El Avispón Verde y Kato (Van Williams y Bruce Lee), Dick Clark, Edward G. Robinson, José Jimenez (Bill Dana) y muchos otros, todas estrellas conocidas.

Aquí estaba otro récord para nuestro show, ningún otro programa de su clase en la historia de la televisión tenía tantas apariciones de celebridades como nuestro "Batman". ¡Parecía que todo Hollywood quiso hacer aquel breve papel o personificar a uno de nuestros coloridos villanos!

 

Todas las estrellas que aparecían por aquella pequeña ventana para descubrir a Batman y Robin pasando por su apartamento, trabajaban por U$S100 al día, en esos tiempos ese era el salario estándar para los cameos.

Entiendo que muchos de ellos fueron empujados por sus hijos o nietos para subirse a nuestro espectáculo, cuando entonces éramos lo máximo.

Ya que el edificio era horizontal, nuestra estrella invitada se acostaba sobre un andamio cubierto de un pequeño colchón aproximadamente tres pies bajo la ventana. Ante una señal, ellos abrían la ventana, que desde el punto de vista de la cámara, los hacía parecer asomarse cuando andábamos por ahí. Nunca lo intenté yo mismo, pero creo que debió haber sido incómodo.

Que gran diversión teníamos filmando aquellas secuencias, no puedo decirles que fabuloso era para mí encontrarme y trabajar con tantas celebridades de Hollywood.

Aquí podemos ver las fotografías del día en el que tuvimos al genial Jerry Lewis detrás de la ventana.

 

Traducción: Daniel David Bajac

Adaptación: Walter Armada