Las escenas de lucha en los 120 episodios fueron siempre divertidas de crear, por lo general mi doble Hubie Kems y yo escribíamos nuestros movimientos sin alterar el guión y las escenas de acción. Era duro para Hubie, porque él estaba muy compenetrado con lo que hacíamos en su área, y yo por lo general estaba bastante ocupado con otras cosas, entonces era difícil prestarle la debida atención.

Pero tan pronto como podía íbamos hasta el set, donde él tenía el espacio para ensayar todos los tipos de trucos. Yo iba, veía lo que él hacía y hacía mis comentarios sobre donde íbamos a cortar esto o aquello, era como una coreografía de baile, diseñábamos la rutina, yo volvía para trabajar las escenas que estaba haciendo, y luego regresaba para finalizar  con los movimientos que había memorizado, ensayábamos otra vez y filmábamos las tomas lejanas.

Había un cierto estilo que creamos en la forma de moverse de Batman y no queríamos violar esto en absoluto, entonces tenía que estar ahí. Luego resolvíamos juntos donde estaban las mejores tomas para hacerlo más rápido y "vender" la cosa.

Por lo general filmábamos la lucha entera o independientemente de las fallas o lo que quedaba esparcido por el lugar, incluso la gente, todo era marcado, luego filmábamos mis primeros planos y los insertábamos.

 

Es también interesante notar que en muchas de las peleas en exteriores y otras escenas de acción, los camarógrafos tenían cámaras portátiles. Esto le añadió una intimidad y acercamiento a la acción que no se podía obtener con una cámara de trípode muy grande, con esto otra vez, rompimos las reglas y pusimos un nuevo estándar.

Ya lo habiamos hecho desde los comienzos del programa al usar los "Dutch angles" (ángulos holandeses), casi siempre que veías a un villano la escena aparecía torcida sobre una esquina, ¿Por qué?, se debia a que se quería dar la idea de que las mentes de los criminales eran "deformadas".

Esta técnica había sido usada por el legendario director Gótico de 1930, James Whale, si ven su clásica película de horror, "La Novia De Frankenstein, allí ya se aprecian los ángulos extraños. Añadimos más técnica, filmamos en colores, y esto funcionó maravillosamente, fue otra de las innovaciónes a la  TV que trajo Batman.

 

¿Recuerdan el baile que John Travolta hizo en Pulp Fiction? Este era mi Batusi, en 1966 había un baile loco que se llamó el Watusi, el guión del piloto solo decía: "Batman toma la pócima de amor y baila con Jill St. John".

Aunque acabábamos de comenzar la serie, mi sentido de Batman era que él siempre estaba controlado, yo quería darle a la audiencia la sensación de que había algo más de él detrás de aquella máscara, algo como: ¡Mira lo que hace!, fácilmente podría convertirse en un villano, es decir, ¿Qué está pasando en su mente? ¡Este tipo está obsesionado!, de este modo, cuándo él toma el vaso con droga queda en un estado de total abandono, comienza a comportarse un poco extraño.

Conduciendo al estudio ese día tuve un chispazo en mi cabeza y decidí que Batman no solo bailaría, tambien soltaría sus inhibiciones, pero siempre tendría el control porque él es un superhéroe y aún en la cara de la adversidad nunca perdería completamente sus cabales, pero soltaría un poco su capucha, por decirlo así.

 Bien, "el Batusi," como lo llamé, se convirtió en una manía nacional, algunos capítulos mas tarde lo repetí durante un episodio con el Rey Tut.

 

Los ensayos eran siempre muy divertidos, nos reuníamos con nuestro villano invitado para el programa y trabajábamos los detalles mínimos de las confrontaciones que ellos tendrían con Batman.

A diferencia del teatro, hay una gran diferencia en actuar para las cámaras, la cámara es pesada y hay muchas luces predeterminadas en la posición, un actor no sólo tiene que poner la vida en el personaje, sino mirar donde se mueve, quedarse en foco y en su luz correspondiente. Con tantas consideraciones técnicas añadidas, hay que tener una idea clara en tu mente en cuanto a lo que vas a hacer y como lo vas a hacer para que parezca natural en la película.

 

Como la estrella del espectáculo, tuve que resolver los cambios de los villanos para mantener la integridad del mundo de Batman, teníamos la presión extra de los nuevos villanos invitados para cada show y cuando un nuevo actor entraba en nuestra "familia", yo tenía que entrenarlos en como el universo de Batman estaba estructurado, entonces ellos sabrían encajar en el aura de nuestro espectáculo. La sangre nueva mantenía la excitación del programa, pero yo había desarrollado una personalidad definida para Batman y esta tenía que ser mantenida o todo el asunto colapsaba. 

Desde luego, cuando una cara familiar como el Rey Tut, El Acertijo o el Guasón volvían para un programa era mucho más fácil, porque yo había establecido ya una compenetración con el actor y nosotros podríamos explorar nuevas ideas.

 

¡Los Batiaparatos!

Estaban los aparatos de Batman y también los de los villanos, la mayoría de las veces estos no hacían realmente nada y al ser un mecanismo extraño tenía que crear un modo de manejar cada uno para que la audiencia pensara que era verdadero.

Tuve que encontrar modos de hacer que estas cosas parecieran muy familiares a Batman, como si él las hubiese creado en el laboratorio de la Baticueva.

 

Los villanos también tenían los suyos, por ejemplo, la pistola congelante del Capitán Frío, los paraguas del Pingüino que tiraban gas, un libro de cocina gigantesco, una olla de presión, siempre algo nuevo y siniestro.

 

Boff!! Crunch!! Kapow!!

Nuestro show era un espectáculo de acción y no importaban los aparatos extraños, no hay en ninguna parte nada como una buena pelea a puñetazos para animar las cosas. Incluso aunque Hubie y yo calculáramos los detalles de las escenas de lucha, había siempre un elemento de riesgo en las filmaciones, porque cualquier cosa podía salir mal.

Recuerdo un incidente particular cuando filmamos una escena donde Batman y Robin tenían atrapados a los secuaces del Rey Tut, los dobles de riesgo habían terminado de filmar la pelea, entonces yo volví para filmar los primeros planos, se suponía que Batman debía ser golpeado en la cabeza y como esto era un primer plano, el golpe debió ser sobre MI cabeza, teníamos palos que Batman y Robin usaban como espadas improvisadas en la lucha, supuestamente Burt se inclinaba y golpeaba a uno de los bandidos que había conseguido saltar sobre mí, era lo que esperábamos hacer, el doble estaba preparado para el golpe pero lamentablemente la señal fue omitida y Burt por descuido bajó el palo sobre mi cabeza.

Estuve atontado durante un momento pero seguimos rodando, fue uno de los momentos en que agradecí lo cuidadosos que fueron en la fabricación de mi capucha, el plástico duro (de la a veces tan incómoda capucha) absorbió el choque y me salvó de lo que podría haber sido un pequeño incidente.

 

Esto es realmente un tributo a la atención de los detalles que caracterizó a nuestro equipo que trabajaba duro para que tengamos tan pocos incidentes, en cualquier show de acción existe siempre el riesgo de un accidente, porque aunque los dobles realicen las escenas peligrosas en el plano general, las estrellas todavía tienen que hacer esencialmente las mismas cosas para el primer plano.

 

Recuerdo haber escuchado que, en 1952, cuando filmaban "Las Aventuras de Superman" con George Reeves, había una escena en cual Phyllis Coates, que personificaba a Lois Lane, era golpeada por un matón, normalmente los actores aparentan ser golpeados, bien, ella recibió un fuerte golpe en la mandíbula que la noqueó.

El pobre George se había caído varias veces contra el duro piso del estudio cuando filmaban sus despegues y los alambres donde él estaba suspendido se rompían.

Hoy se usan todas las clases de trucos de computadoras y efectos, pero cuando nosotros filmábamos una escena arriesgada lo hacíamos en realidad.

 

Otra elemento era la postura de Batman y Robin antes de una pelea con un grupo de adversarios, pensé que ya que ellos eran un equipo sutilmente sincronizado deberían una postura previa al combate que sirviera de concentración, como los luchadores samurai o los maestros de karate realizaban antes de una de sus hazañas. Entonces creé la postura de Batman y Robin que están de parados uno al lado del otro con sus puños nudillo a nudillo antes de lanzarse contra el grupo de villanos.

 

También quise estar seguro de que Batman motivara a la audiencia con su sentido de urgencia, su obsesión en tomar el asunto con sus manos, entonces desarrollé el enérgico modo en que Batman se lanzaba decididamente a su destino.

Recuerdo un pequeño incidente en la Baticueva porque yo debía saltar al coche, abrir la puerta y sentarme en el asiento del conductor prácticamente en un movimiento continuo ¡Y terminé golpeando mi rodilla contra el volante!, el público no pudo verlo, pero al ratito esto dolió ¡Y como!, finalmente traje uno de los técnicos, le mostré el problema y no de muy buena manera les pedí que ajustaran aquel maldito volante.

 

Traducción: Daniel David Bajac

Adaptación: Walter Armada