En 1965 estaba trabajando de actor, ocupado haciendo películas y televisión, con mi carrera desarrollándose lenta pero amablemente, aunque todavía no había conseguido aquella oportunidad que con un golpe de suerte me ayudara a establecerme en la comunidad de Hollywood.

No soñaba entonces, que en unos meses iba a encontrar lo que buscaba en la forma de un héroe de cómic, cuyas aventuras había disfrutado leyendo siendo un niño.

Al principio de mi carrera, mudé mi joven familia de Hawai a Hollywood cuando mi primera oportunidad vino al firmar un contrato con el famoso estudio Warner Bros. Durante mi primer año en Warner, participé como invitado en la mayor parte de las series que el estudio producía: " Hawaiian Eye " con Bobby Conrad y Connie Stevens, " Maverick " con James Garner, "77 Sunset Strip , "Sugarfoot" con mi amigo Will Hutchins, y otros.

 

En los 60´s los detectives y westerns estaban muy de moda, participé en una película con Chuck Connors titulada "Geronimo", en la cual interprete al "tipo bueno", un oficial de caballeria que perseguía a Geronimo "de ojos azules" Connors. Como a los productores les gustó mi interpretación en Geronimo, me convocaron para una serie con Robert Taylor, llamada "los Detectives", en ella interpreté a un joven policía llamado Steve Nelson.

Después de "Los Detectives" hice varios pilotos, entre ellos "Johnny Cinderella" haciendo de un pistolero problemático para un millonario que era un paladín y quién me enviaba para encargarme de cosas que él sentía estaban equivocadas. También hice un piloto llamado "Río", co-protagonizando con Jimmy Best, aquí yo era un joven banquero de Seattle que un día subitamente dejaba todo y se iba a Río para convertirse en un aventurero agente de viajes.

 

Otro piloto fué el que hice con William Shatner en 1963, era una producción muy lujosa y cara en la cual  Bill y yo éramos un par de generales cabalgando nuestros caballos alrededor del desierto en la localidad exótica de St. George, Utah.

Bill era Alexander The Great y yo el General Cleander, una especie de Errol Flynn. Teníamos un gran reparto, John Cassavetes, Joseph Cotten y Simon Oakland, realmente era un piloto terrible, que por suerte, desapareció en el reino de los shows perdidos.

1964 me encontró co-protagonizando dos aventuras de ciencia ficción:  "Robinson Crusoe en Marte" y un episodio de "The Outer Limits" (Rumbo a lo desconocido).

 

En aquel tiempo se filmaban algunos westerns en Italia y España, y había un interés en mí porque yo había hecho varios westerns para Warner Bros. Decidí contra la renovación de mi contrato con Warner y fui a Europa a hacer una película  llamada "The Relentless" (Los Implacables).

En los meses anteriores en que "Batman" llegara a mi vida, tuve la oportunidad de trabajar con tres personajes muy especiales en una película que extrañamente presagiaba lo que me deparaban los años por venir.

Protagonice, junto con los Tres Chiflados, un western llamado "The Outlaws is Coming" estaban Moe, Larry y Curly Joe y mi personaje era un héroe discreto pero un poco torpe cuyo destino se cruzaba con Los Tres Chiflados. ¡Contrariamente a las caídas y las payasadas escandalosas de los Tres Chiflados, aquí estaba una posibilidad única para mí de interpretar a un fornido héroe!.

 

Me di cuenta desde el principio lo importante que era para mí hacer este personaje creíble, como alguien quién estaba obsesionado con la conservación, preservación, haciendo buenos trabajos, alguien que era sencillo, integro y honesto; pero que también podría surgir como alguien totalmente heroico.

Más tarde usé características fundamentales de aquel papel, tejiendo algunas de ellas en el personaje de Bruce Wayne.

Antes de que me fuera para la tierra de las pasturas y las praderas, había realizado una serie de tres publicidades para Nestlé, en las cuales hice una especie de parodia sobre James Bond interpretando un personaje llamado "Captain Quick" (De manera interesante, después de "Batman", el productor de Bond, Cubby Broccoli me ofreció el papel de 007, pero no estaba cómodo, ya que creí que el público no aceptaría que el actor no fuese británico).

 

Bill Dozier, nuestro productor ejecutivo, había visto aquellas publicidades y decidió que yo sería el actor indicado para interpretar el papel de Batman. Yo no lo sabía entonces, esto fue una sorpresa cuando volví de Italia después hacer un western, y mi agente Lew Scherell, me invito a dirigirnos a Fox y hablar con ellos sobre "Batman".

Mis sentimientos sobre el personaje eran buenos, porque realmente estaba fascinado con aquel particular comic de mi juventud, sin embargo, yo trataba de tener una carrera seria, tratando de hacer los movimientos correctos, y sentí que tal vez no sería sabio hacer un personaje de historietas. Finalmente Lew prevaleció y salimos hacia Fox, me dieron el guión para leer, ¡Y me encontré con lo más fresco, más atractivo, gracioso y chiflado que yo había leído alguna vez!.

 

Entonces le dije a Lew, "Escucha, voy a tomar una enorme posibilidad aquí, porque si esto es como ellos lo van a hacer, pienso que podría funcionar ". Yo era optimista, pero me habían ofrecido cinco películas más en Europa, entonces dije, "Si me contratan sin una prueba seguimos adelante, sino vuelvo a Italia".

Ellos decidieron que me querían, arreglamos los términos, y eso fue todo, ninguno de nosotros podría haber imaginado que, en solamente unos pocos meses, nuestros esfuerzos iban a dar origen a un fenómeno mundial que los medios llamarían "Batmania".

 

Traducción: Daniel David Bajac

Adaptación: Walter Armada