Adam Lamb

tut_03.jpg (15537 bytes)

El majestuoso del Rey Tut tiene la peculiaridad de ser el único villano que sin proceder de las paginas de los comics books se ganó la categoría de ser recordado como uno de los clásicos.
como muchos de los personajes creados especialmente para la serie, King Tut tiene indudablemente una base que proviene de las historietas, ya que con seguridad los guionistas tomaron elementos de los siguientes comics:
"The Crime Master", Batman Nº 2 (Verano de 1940): Adam Lamb, un tímido y educado cuidador de un museo, tiene un macabro giro en su destino al sufrir un golpe en su cabeza que le causa un delirio criminal: Cada media noche se convierte en un asesino despiadado para luego despertar en la mañana sin recordar nada de lo ocurrido. Este estilo de correrías tipo Jekyll / Hide terminan cuando Lamb se rompe el cuello peleando con Batman, al final del relato el Encapotado diría “Esta es la única vez que siento que un criminal muera, una correcta atención medica podría haberlo curado” .
"The Fox, The Shark and The Vulture!" Detective Comics Nº 253 (Marzo de 1958): A lo largo de esta aventura tres elegantes rufianes vestidos de traje pero luciendo aparatosas máscaras de Zorro, Tiburón y Buitre roban antiguas y costosas reliquias egipcias.
"Anubis Ruler of Underworld", Detective Comics Nº 262 de (Diciembre de 1958): En esta ocasión el villano de turno está personificado como un faraón egipcio que usando una máscara de Anubis se auto proclama monarca del bajo mundo procediendo de una manera pomposa y arrogante ante Batman y Robin.
Varios actores importantes y famosos fueron tomados en cuenta para interpretar al Rey Tut en la serie de TV (ver “los que no fueron”), pero el elegido fue Victor Buono, un promisorio y joven actor de 28 años que había sido nominado para el Oscar por su labor como Edwin Flagg en la película de 1962 «What Ever Happened to Baby Jane?».
La maravillosa labor actoral y la poderosa presencia de Victor Buono le dieron al personaje la comicidad, el delirio y la personalidad correcta para sumarse a la colorida galería de enemigos del Dúo Dinámico, donde fue presentado como el profesor William O´Maha Mc Elroy, un fino e importante catedrático de la Universidad de Yale que durante una revuelta estudiantil es golpeado accidentalmente por una piedra en la cabeza, creándole la ilusión de que es “King Tut” el soberano emperador del Nilo.
El maquillador de la serie, Bruce Hutchinson reveló que originalmente se había planeado un sofisticado maquillaje egipcio para el personaje, pero al llevarlo a cabo cuando Buono se miró en el espejo, luego de una sonora carcajada, dijo “No puedo salir del trailer luciendo así, ¡Me van a arrestar!”, tenía razón, el gran Victor lucía como un travesti con sobrepeso, esto fue solucionado de forma rápida y simple, reemplazando el maquillaje por una pequeña y graciosa barba dorada.
El primer contacto de los Batfans con el inefable Rey Tut ocurrió el 13 y 14 de Abril de 1966 con los episodios Nº27 y 28 “The Curse of Tut / The Pharaoh´s in a rut” escritos por Robert C. Dennis y Earl Barret, donde a pesar de ser la primera aparición del personaje se habla de él como si fuera uno de los enemigos recurrentes de Batman.
A partir de esta ocasión los guiones pasaron a manos del Batiescritor Stanley Ralph Ross quien lo consideraba su villano favorito y a la vez era un gran admirador de Victor Buono, dijo de él “Era un hombre que podía hacerte reír con solo decir hola, le podía escribir las más oscuras referencias egipcias y las interpretaba como nadie”.
Con el paso del Rey Tut por la serie podríamos ver el rapto de Wayne en una ambulancia, las antiguas torturas de Tebas a Batman con pequeñas piedras pegando en su cabeza para convertirlo en su esclavo o encerrándolo en un sarcófago para sumergirlo en aceite caliente, suspender a Robin sobre un pozo con cocodrilos o hacer caminar por una cornisa al Jefe O´Hara., pero también a sus reinas de turno como Nefertiti, Cleo Patrick, Neila, Shirley y Florence de Arabia, todas con un típico e inconfundible acento americano que finalmente terminaban atraídas por el esbelto físico de Batman causando la furia de Tut.
Victor Buono recordaría su trabajo como el Rey Tut diciendo: «Batman me permitió algo que todos los actores deseamos hacer pero nunca nos lo permitimos, sobreactuar».